Fuerte como el vidrio frágil